Noticias


 

Protocolo para reapertura de operaciones y actividades

Publicado junio 02, 2020 a las 13:06 pm



Introducción

Desde que inicio las medidas preventivas en diferentes regiones del mundo por la pandemia COVID 19 el transporte de mercancías ha debido adaptar a nuevas dinámicas, el mercado ha demostrado su alta dependencia del comercio chino como uno de los mayores exportadores de bienes e importadores de materias primas, por ende el efecto a nivel mundial del fenómeno COVID 19 ha hecho que la actividad de puertos y demanda de mercancías disminuya, a esto se le suma las acumulaciones que se están presentando las industrias.
Tomando el panorama actual muchas de las acciones gubernamentales de aislamientos obligatorios han dejado el libre transito de mercancías y actividades de comercio activas, pero se ha evidenciado que en varios lugares solo las operaciones de bienes y servicios de primera necesidad son las que se mantienen al 100%.
Analizando que el comercio mundial podría caer un 32% en 2020 por la pandemia, según Organización Mundial del Comercio (OMC). La industria naviera y comercio aéreo se deben preparar para el inevitable impacto que tendrá como resultado la posible reducción de los zarpes, viajes y vuelos, con una disminución del volumen de mercancías, restricciones portuarias y aeroportuarias

Reapertura estructurada en las operaciones

España inicio una reapertura desde el lunes 13 de abril al igual que Alemania, Austria, Republica Checa, Italia al igual que Francia ha reactivado sus actividades paulatinamente. En el continente Americano específicamente en el Centro y Sur, Brasil y Mexico han mantenido restricciones flexibles durante la pandemia y otros como Argentina, Colombia y Chile están realizando activaciones progresivas de sus economías.

Elementos a tomar en cuenta:

• Flexibilización de las medidas de confinamiento. “Aislamiento inteligente”
• Fortalecimiento del sistema de salud y prevención, para mejor manejo de la situación.
• El apoyo financiero gubernamental para las empresas que requieran buscando mantener solvencia económica, conservar los trabajos y seguir manteniendo la capacidad productiva.
• Limitación a los comercios, transportes masivos y lugares de concentración.
• Actividades sensibles para la economía y el porcentaje de mano de obra.

Recomendaciones para transportadores Reapertura estructurada en las operaciones

• La empresa debe organizar horarios para mantener el espacio de seguridad en el trabajo, contemplando posibilidades de redistribución de tareas y/o teletrabajo.
• Se recomienda facilitar el teletrabajo y las reuniones por teléfono o videoconferencia.
• Mantener reservas suficiente del material de limpieza tanto para los trabajadores como para la desinfección de los espacios de trabajo.
• Realizar un plan de contingencia que identifique el mayor riesgo de exposición al virus en las actividades operativas y adapte medidas de protección.
• Realizar tareas de ventilación periódica en las instalaciones operativas lo recomendable es hacerlo mínimo una vez al día y por espacio de cinco minutos.
• Si se requiere hacer uso de uniformes de trabajo, al retirárselos deben ser empacados en bolsa plástica y dejarlos directamente en su lugar de lavado.
• La gestión de los residuos ordinarios continuará realizándose del modo habitual, respetando los protocolos de separación de residuos.
• Todo el material de protección para las personas debe ser depositado en un lugar específico (Riesgo Biológico).
• La reanudación de las actividades deben guiarse por el principio de minimización del riesgo.
• Se debe organizar la entrada al trabajo de forma escalonada para evitar aglomeraciones en el transporte público y en la entrada a los centros de trabajo.
• La empresa deberá facilitar los equipos de protección individual de acuerdo con la operación realizada, cuando los riesgos no puedan limitarse suficientemente por medios técnicos de protección.
• Tener mayor supervisión de las operaciones intensificando la comunicación con los encargados de los procesos ya sea navieras, transportistas o aerolíneas,
• Tener en cuenta las demoras, retrasos o interrupciones que se pueden presentar en las operaciones debido a las limitaciones gubernamentales y operativas en la región.
• Mantener los estrictos controles y procesos de limpieza y desinfección para todos los vehículos o elementos de carga.
• Construir un plan de contingencias debido a la disminución de demanda, problemas financieros soportando la adaptación al nuevo mercado.